El lenguado posee una sorprendente cualidad: es capaz de cambiar de color para adaptarse a su entorno. Su piel suele adquirir tonalidades arenosas para camuflarse entre las rocas y la arena y pasar desapercibido para defenderse de los depredadores y acechar a sus presas. Suele alcanzar los sesenta centímetros de longitud y unos tres kilos de peso.

    Escriba y presione Enter para buscar

    Carrito de la compra

    No hay productos en el carrito.